Allí donde haya odio, que yo ponga amor… donde haya tristeza, ponga alegría

9 MAY 2022

Assisi

¡Qué decir de la enorme felicidad de volver a caminar las callecitas de Asís, de entrar a esas basílicas sobrecogedoras! Para alguien que fue formada por hermanas franciscanas, en una ciudad cuya iglesia era franciscana, que cantó en los grupos de JUFRA… es una emoción muy difícil de explicar. Francisco es la mejor versión de la religión católica… desprendida, atenta a la espiritualidad, a los pobres, a los enfermos, a los necesitados… La magia de Asís es sencillamente impar.

Cristina y Ricardo no conocían, así que era un destino obligado y deseado.

Tardamos poco más de dos horas, manejando tranquilamente desde Forano. No había tanto tráfico y diríamos que hay más explotación agrícola que en aquella zona. Trigales, campos de amapolas, el verde intenso de la vegetación explotada de la primavera… Cada tanto, un pueblo medieval colgado de la montaña. ¡Bellísimo!

A pocos metros del destino, esta foto desde la ruta desplegando a Assisi a todo lo largo…

La app que estamos manejando para localizar parkings, áreas de autocaravanas y campings se llama park4night y nos marcaba un área con servicio de agua potable, desecho de aguas y carga de electricidad. Lo más destacado eran las vistas… ¡y no nos mintieron!

Lujo y privilegio absolutos.

Nos ubicamos, picamos algo tranquilos en el camper y salimos rápidamente para Assisi. Caminamos entre trigales

y olivares

Pensábamos tomarnos un bus para trepar hasta allí, pero justo pasó delante de nuestras narices y había que esperar una media hora, así que tomamos la decisión de trepar (duramente)…

Arrancaríamos por la Basílica de San Francisco, con bastante gente en el camino

Ya ingresamos en el área de la basílica

con el mensaje franciscano inconfundible: Pax et Buonum

La basílica fue construida en el s. XIII, luego de la muerte de Francisco. Es bellísima y consta de una basílica inferior y una superior, además de alojar la tumba del santo.

Las fotos en la basílica estaban restringidas (por no decir prohibidas) pero la violación masiva de la norma nos llevó a emular la mala conducta, así que aquí van fotos furtivas de la basílica inferior, llena de frescos increíbles y una oscuridad sobrecogedora

Desde la basílica inferior se accede al claustro

y de allí a la basílica superior, donde en nuestra anterior oportunidad dimos con un concierto espectacular

Saliendo de la basílica superior se llega a un jardín bellísimo, otra vez con el lema «paz y bien»

Esa explanada es bellísima, con vistas alucinantes al valle

Desde allí divisamos el área de autocaravana donde teníamos estacionado il camper (¡todo eso habíamos trepado!)

Una escultura espectacular…

La visita continuaba «bajando» hacia el «centro» de Asís, con cantidad de bolichitos comerciales y casas increíbles

Hasta llegar a la Piazza Comunale, el centro neurálgico de Assisi, con el municipio, palacios, finanzas y un templo de la era romana, Minerva, transformada en el medioevo en iglesia católica, Santa Maria sopra Minerva, bellísima por fuera y por dentro:

La plaza tiene una fuente muy linda, antes de seguir camino

Seguir camino, decíamos, hasta la Basílica de Santa Clara, seguidora de Francisco y fundadora de la orden de las clarisas. La basílica es bellísima, en piedra blanca y rosa, se asemeja bastante a la basílica superior de San Francisco

Adentro tampoco podíamos sacar fotos (de la iglesia, de la tumba de Santa Clara), pero pudimos robar la del Cristo de San Damián. La tradición católica refiere que, cuando Francisco rezaba ante esta imagen hacia el 1206, Cristo le dijo que reparase su casa, que se encontraba en ruinas, tras lo cual llevó a cabo la reconstrucción del templo

Quedamos muy impactados con esta imagen, tan distinta y tan bella.

La iglesia tiene una gran plaza delante con vistas preciosas

Con esto terminábamos la recorrida por lo principal de Asís. Ya eran pasadas las 6pm y decidimos bajar lentamente, lejos de la arteria principal y los puestos comerciales

Hasta llegar a la Piazza San Pietro, con una iglesia de benedictinos, muy austera y bella, que hoy aloja la tumba de un joven que beatificaron hace poco, llamado Carlo Acutis (a quien le interese, va el link, parece muy emotiva su historia).

Nos quedamos con mil y un detalles, todos arbitrarios pero que por una u otra razón hicieron la visita:

Emprendimos ya el retorno, dándonos vuelta a cada rato de modo de mantener vivo en nosotros ese horizonte inconfundible:

Y de nuevo el privilegio:

Claro, la noche también sería especial, en múltiples sentidos (primera vez que cenamos los cuatro en el camper -genial- y que dormimos los cuatro -mañana les contamos :)-), pero sobre todo en este:

(ambas, desde el camper… soñado)

A domani!